Atisbos de las formas mayas de vivir en Tulum 3: Misa del miércoles en la Cancha Maya.

Standard

Esta es la tercera parte de una serie sobre las observaciones desde mi ojo etnográfico. He querido darles unas pequeñas historias aún sin analizar sobre mi trabajo de campo que a mi parecer tienen elementos interesantes. Remarco que escribo “Formas Mayas”. Quisiera subrayar que existen muchas formas de ser, sentir o actuar como Maya. Al contrario de lo que muchos piensan hay una cultura floreciente de gente que se define a sí misma Maya, y encuentro importante que nosotros reconozcamos su propia explicación de la identidad maya, en lugar de encajonarlos en lo que nosotros creemos de cómo se supone que sean los mayas. Siéntase libre de comentar en la parte inferior.

El miércoles después de mi primera visita al Templo Maya, comencé mi “búsqueda” de informantes. Vi a dos mujeres mayores vestidas con huipil, blancos vestidos bordados con coloridas flores tradicionalmente usados por las mujeres mayas. Cada una llevaba una cacerola bajo el brazo. Entraron a la iglesia. Yo las seguí y me presenté a una de ellas, le pregunté si tendría tiempo para hablar conmigo después. Entonces me di cuenta que tal vez no entendía español, así que le pregunté si lo hacía. Ella me sonrío y muchos dientes dorados se hicieron visibles. En el momento en que le tendí la mano para agradecerle, ella la apretó entre sus dos manos. Sentí su calidez y amable personalidad. Me dijo en un fluido español que solamente conocía algunas palabras, pero que su amiga era de Tulum y ella si hablaba español. Apuntó hacia la otra mujer que estaba ocupada cuidando de un niño chico que lívidamente se arrastró por el suelo empujando un grano de maíz seco. Ella sonriente me dijo que no tenía tiempo de platicar después de misa, y cuando le pregunté si podía hacerle algunas preguntas en ese mismo instante, se negó igualmente. Culpó la falta de tiempo debido al chiquillo. A pesar de esas palabras, no me sentí rechazada, así que lo intenté una vez más, “¿Qué tal si yo te visito?” le pregunté. Afortunadamente, la pregunta que consideré bastante intrusiva, funcionó. Me dijo que sería mucho mejor, y que podría venir el próximo domingo a la 1pm. Cuando le pedí que me escribiera su dirección, me dijo que no sabía escribir. Un poco apenada por mi desconsideración, escribí la dirección yo misma.

Un grupo de hombres se había reunido alrededor de la mesa. Me dirigí hacia ahí para mirar que estaba ocurriendo, pero el líder de la iglesia dijo instantáneamente en un tono fuerte, “¡Siéntate! ¡Estamos trabajando!”. Apenada por mi intrusión y un poco asustada. Me senté de vuelta en la banca y tomé mi libreta para escribir sobre mi encuentro con la mujer, lo que hizo al líder gritar que en la iglesia toda toma de notas estaba prohibida. Los nervios se precipitaron a través de mi cuerpo mientras guardaba mis cosas y me disculpaba. “Mantente firme” me dije a mi misma, mientras me veía en el rol del, turista entrometido del cual era muy crítica. Comencé a considerar la ética de venir a la iglesia, la casa de una religión que no era la mía, principalmente para conseguir informantes. Decidí no regresar. Consideré irme, pero como ya había colocado mi ofrenda sobre el altar, debía quedarme para recibir mi traste de vuelta.

Dos mujeres mayores me sonrieron desde la banca contigua a la mía. Me levanté a respirar aire fresco de la puerta entre las bancas. Solamente una brisa suave tocó mi piel, y realmente no ayudó a mis nervios. Las dos mujeres hablaban maya entre ellas, así que mi plan de colectar narraciones en ambientes colectivos resultó ser problemático. Desde el momento en que me miraron y rieron, estuve segura de que hablaban sobre mí. De repente, una de las mujeres me preguntó en español si era una Gringa. Me presenté, y terminamos hablando de mis preguntas por un rato. Mantuve la información en mi cabeza la escribí después cuando llegué a casa. Conseguí su dirección y se me dijo que fuera cualquier día después de las 2pm. Su amiga estaba silente. No hablaba español. Cuando las dos mujeres se levantaron para colocar sus dos tazas (soperas) en el altar yo me quedé.

Después de lo sucedido con el líder de la iglesia consideré saltarme la misa. La mujer que hablaba español me preguntó si no iba a encender mi vela. Caminamos juntas a la habitación más sagrada. Encendí mi vela, y me arrodillé. A diferencia de mi primera visita a la iglesia, no había un rezo colectivo. Cada persona los hacía por sí misma. Rezar no era algo que solía hacer, pero pensé que no podría hacer daño alguno, especialmente ahora cuando ya he estado en problemas con el líder de la iglesia. Así como miré a los demás hacer, hice la señal de la cruz sobre mí. Observé como cada mujer iba al altar a hacer una plegaria, y como ellas murmuraban y hacían el signo de la cruz seguido de un beso en su palma. Repitieron el gesto como cinco veces mientras caminaban de lado frente al altar con ofrendas. Las seguí.

Después del servicio, la mujer preguntó mi opinión. Todo mundo compartió la comida que había ofrendado. Una mujer con quien no había hablado antes, me preguntó si quería llevarme un poco de comida a casa también, entonces su hija de 9 años me ayudó a conseguirla. La mujer alegremente contestó mis preguntas. Me pidió mi número de teléfono, y ella me dio su dirección. Quedamos en que podría enseñarle a su hija inglés, y que su familia podría ayudarme con mi proyecto.

Mi primer y única misa del miércoles por la tarde, lo fue todo, desde un susto tremendo hasta una bella y cálida experiencia para el corazón. Este se convirtió en el día en el que ingresé a la comunidad maya de Tulum. Es un día que nunca olvidaré, y un día que mis informantes han mencionado como especial en varias ocasiones. Después de este día, visité a las tres mujeres. La visita a la iglesia fue mi acceso para hacer observaciones de participante en casas particulares.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s